Un cosmos simulado

Ocupación de Luis Felipe Ortega
Jennifer Teets
Código 06140, No. 22
Agosto - septiembre, 2004
Compartir

¿Qué significa ocupar, abarcar, involucrarse, según Luis Felipe Ortega (México, DF, 1966)?¿La laboriosa y meticulosa accione de proyectar paciencia y matemáticas contra las fibras del tiempo y el espacio? ¿Domar y domesticar un material?¿La fuerza ejercida por el cuerpo humano?
El artista, entre otras inclinaciones filosóficas y literarias, ha estado experimentando con esta clase de cuestiones por algún tiempo. Dichas cuestiones funcionan no como la base de su trabajo, sino como elementos paralelos a la elaboración de su disciplina. La serie Los dóciles cuerpos (1995-1997) y la pieza Globe (2003) son de particular relevancia respecto a Ocupación , proyecto realizado específicamente  para el espacio El Cubo dentro de la Sala de Arte Público Siquieros (SAPS) y que se exhibió hasta el 8 de agosto. En ocupación, como en las obra antes mencionadas, la resistencia de algún material y las posibilidades corporales son puestas a prueba, aunque en este caso Ortega ilustra su interés por la ocupación del espacio, tanto físicamente como en el contexto de parámetros temporales y espaciales.
Ocupación es un trabajo monumental. Se compone de una intricad red aleatoria  de esferas de hule suspendida por los hilos entrelazados y, aunque formal y visualmente convincente- la instalación genera una experiencia visual estimulante, aquella de sombras y perspectivas variables-, la fuerza de la pieza se basa en el proceso que constituye, sus orígenes. Por varios días previos a la inauguración de Ocupación, Ortega y sus amigos-alumnos delinearon esta problemática llevando a cabo una serie de situaciones corporales y lúdicas dentro de El Cubo. Los cuerpos se extendieron, circularon, reflexionaron  y movilizaron en el acto de coser. Se crearon trayectorias a partir de los puntos accesibles al cuerpo de cada individuo. 
Intricadas redes de hilos entrelazados fueron probadas y eliminadas y, en ocasiones, limitadas por la imposibilidad de aguantar su propio peso o extensión.

Lo que se genero entonces fue Ocupación, un cosmos simulado. Puntos, lugares y no-lugares se forman, conglomeran y yuxtaponen en proximidades, distancias, dispersiones: una relación de sitios. Las sombras se multiplican, la visibilidad es limitada, la profundidad indeterminada. La elasticidad de un material se enfrenta a las limitaciones de un espacio fijo y cúbico. Los filamentos de tejidos y tensados son puestos a prueba, pero ¿serán capaces de trascender su propia estabilidad?