Luis Felipe Ortega, Así es, ahora es ahora

Yameli Mera
La Tempestad, No 75
Noviembre - diciembre, 2010
Related publication
Related exhibition
Compartir

Mares abiertos, totales, paisajes inabarcables que se desbordan y difuminan. Voces que se confunden, turistas que entorpecen la contemplación. En una suerte de ejercicio de la mirada, Así es, ahora es ahora reúne el trabajo más reciente de Luis Felipe Ortega (México DF, 1966). La exposición se compone de cuatro videos, una instalación y una pieza sonora a través de las cuales el artista despliega una reflexión intimista, donde espacio y observador se entrecruzan. Solar, Macapule y Xiriah son videos que, realizados en distintos escenarios, visibilizan una tensión continua entre la naturaleza maquínica, lo cotidiano y lo puntual. En estas piezas se ahonda en el devenir del tiempo: un curso imparable e impreciso, que sólo acontece. A través de ensayos libres, la mirada de Ortega profundiza en los intersticios del accidente, observa melancólicamente la vulnerabilidad de lo que ocurre. Así es , ahora es ahora se distingue por confirmar, de manera incuestionable, la maduración del lenguaje de Ortega. Es importante destacar la labor reciente del Laboratorio Arte Alameda, que, sin la ayuda de un presupuesto justo, acierta de nuevo, al presenta una de las muestras más interesantes entre las que pueden verse en la capital del país. Llama la atención que el trabajo de uno de los artistas locales más consistentes resuene poco en la tan discutida escena del arte mexicano contemporáneo.