Llevan a París video mexicano

Adquiere el Museo Pompidou obra de Ortega y Guzmán
Tania Gómez
Reforma, secc. Cultura
13 de septiembre, 2000
Proyectos relacionados
Compartir

El conocido museo francés eligió al video
“Remake” para integrarlo a su acervo de 
más de 500 piezas que recuperan el género.

Una reinterpretación original de las obras de artistas de perfomance de la década de los 60 y 70 valió a los artistas Luis Felipe Ortega y Daniel Guzmán que su obra Remake sea el primer video de mexicanos que conforman la colección del Museo George Pompiduo.

Desinteresados Por las propuestas de performance que se realizan en México, Guzmán y Ortega buscaron un discurso distinto a aquel que consiste en presentarse en público ejecutando acciones.

Sin conocer los videos de aquellos artistas de los 60 y 70, crearon a partir de la información impresa en libros y revistas las réplicas de videos. “Son imágenes que nunca se habían visto en México, a pesar de clásicas del arte contemporáneo y conocidas en el ámbito internacional”, dice Ortega.

El video de 10 minutos de duración comprende seis bloques que presentan, bajo la visión de los artistas mexicanos, las piezas Corner Push, de Ferry Fox (1970); Self Portrait as a Fountain, de Bruce Nauman /1966-1967); Face Painting, de Paul MacCarthy (1978); Press, de Apul  MacCarthy (1973); Boucingin the Cornes, de Cruce Nauman (1969), y añaden Boca, del propio Guzmán (1992).

“Es hacer pie de página de nuestras referencias artísticas y me parece absolutamente válido… como una declaración de principios en la que de repente  el arte contemporáneo permite hacer ese tipo de cosas, “En ese sentido hay un homenaje a los artistas y también, digamos, a los procesos que ellos mismos utilizaban”, califica Ortega.

Un ventanal frente a una silla, un hombre inmerso en una pared, una cara escupiendo agua, un personaje arrastrándose sobre pintura blanca, una boca deformada tras un vidrio, un cuerpo golpeándose en una pared y un dedo “navegando” por una boca son las imágenes animadas que conforman las acciones de este video.

“El resultado es una versión finalmente lírica de algo que conocíamos a fondo pero que nunca la habíamos visto. En esa investigación nos dimos cuenta de que no conocíamos (directamente) ninguno de los videos que nos gustaban”, comenta Ortega.

A través de una cámara casera, los artistas crearon su pieza titulada Remake en 1994, y dan a conocer entre amigos y gente del medio su propuesta, la cual permaneció hasta el año pasado en un cajón. La curadora neoyorquina Pip Day, quien tenía referencia de este material, se lo solicitó para exhibirlo en Exit Art Galety de Estados Unidos.

En 1999 también se expuso en un encuentro de video de la Galería Kurimanzzuto, casa de arte representante de los dos artistas. En mayo pasado se presentó en la Galeria Chantal Crousel de Francia.

Los directivos de Museo Georges Pompidou visitaron la muestra y conocieron el trabajo de los mexicanos, el cual fue seleccionado para formar parte de la colección.

“Es un reconocimiento al trabajo del país en torno al video. Este trabajo puede ser una mirada particular de lo que se está produciendo en México, no sólo a niveles tradicionales sino también en los soportes que se refieren al arte contemporáneo”, explica Ortiga.

Mónica Manzutto, representante de la Galería Kurimanzutto, fue la intermediaria entre el Museo Georges Pompidou y los artistas. El recinto francés posee una videoteca con más de 500 piezas, las cuales recuperan las propuesta en este género del arte alternativo de la década de los 60 a la actualidad.

“Para nosotros es muy importante darle un contexto internacional a las creaciones de los artistas del país. En el caso del video de Ortega y Guzmán, lo trascendente es que no existe una identidad. La pieza se puede colocar en el marco del arte contemporáneo internacional”, dice Manzutto.