kurimanzutto y los nuevos modelos de promoción del arte

Carlos Aranda Márquez
LatinArte Magazine, año 1, No. 1
Octubre - noviembre, 2000
Proyectos relacionados
Compartir

Dadas las singularidades del mercado del arte imperantes en México, los jóvenes promotores culturales José Kuri, mexicano, y Mónica Manzutto, colombiana, decidieron ir contra la corriente desafiando el esquema tradicional de galerías establecidas y comenzar su trabajo si un espacio fijo. Su trabajo inicial ha estado orientado a crear eventos, todos diferentes entre sí, y al menos en dos de ellos, ni siquiera mostrar obras.

Economía de mercado

El primer evento se llamó Economía de Mercado y consistió en alquilar dos puestos de un mercado tradicional en un barrio de clase media. Allí se exhibieron obras de quince jóvenes artistas “conceptuales” de México, Francia, Italia y Tailandia, al lado de frutas, flores y verduras. El propósito era “que si las personas compran manzanas o jitomates o ramos de alcatraz, también se animaran a adquirir un objeto artístico no convencional que costara entre $ 25.00 y 500.00 pesos (2.50 a 50 dólares).”Y lo interesante de la propuesta es que las obras eran de Eduardo Abaroa, Alejandro Carrasco, Maurizio Cautelan, Abraham Cruzvillegas, Minerva Cuevas, Daniel Guzmán, Jonathan Hernández, Philippe Hernandez, Gabriel Kuri, Gabriel Orozco, Damián Ortega, Luis Felipe Ortega, Sofia Taboas y Rirkrit Tiranavija.
Economía de mercado demostró el potencial de nuevas estrategias de promoción del arte donde las posibilidades dramáticas del cubo blanco para enfatizar la unicidad de los productos artísticos se desvanecían en un abigarrado puesto donde todas las obras suplicaban atención de los compradores. El amable bautizo fue acompañado de música de marimba y un espléndido almuerzo – evento de arte de Rirkrit Tiranavija, quien cocinó un menú tradicional tailandés. La visita de curioso y especialistas demostró la fuerza de convocatoria de los promotores, quienes declararon que “no somos un espacio alternativo y no nacemos como un espacio de artistas; nos concebimos  al frente de una galería comercial en la que estableceremos reglas claras y de respeto con los productores para que ellos puedan vivir de su obra. Trabajaremos para los artistas y no que éstos trabajen para la galería”.
En Diciembre de 1999 organizaron su segundo evento en una antigua tienda de alfombras donde solamente se invitó a amistades y algunas personas del medio del arte contemporáneo. No se presentaba ninguna obra de arte pero en cambio cada uno de los miembros del grupo trajo su sala o alguna pieza de su mobiliario como elementos decorativos de bienestar para que la gente se sentara, cenara o pudiera jugar el ping-pong. Se sirvió un buffet marino, cocteles y más tarde hubo música para bailar. Se podía saludar a los amigos, discutir proyectos para el futuro y averiguar quien iría a dónde a recibir el nuevo milenio. Un éxito privado, elegante y sin cotilleo de la prensa.

Permanencia Voluntaria

Al mismo tiempo, dos otras actividades demostraron la versatilidad del grupo: la proyección de una antología importante de videos titulada Permanencia Voluntaria y la exhibición de obras de Gabriel Orozco, Bas Jan Ader o Dial History de Johan Gimonprez, exhibida en la Documenta X y Rock my Religión de Dan Graham.

Uno de los programas (Sangre y Pantimedias) mostraba las experimentaciones de Abraham Cruzvillegas, Damián Ortega, Daniel Guazmán y Luis Felipe Ortega de principios de la década del 90. Su crudeza y su ausencia de virtuosismo técnico denotaban otras preocupaciones formales y querían rendir homenajes a Bruce Nauman, Mike Nelly y otros pioneros del arte conceptual en el caso de los últimos dos artistas mexicanos, Obras creadas ex profeso para una exposición en la que cada artista ofrecía una relectura de obras paradigmáticas de aquellos mentores que ejercían influencias sobre ellos. Vistas ahora en conjunto explicaban senderos recorridos y trazos nuevos.
Los videos de Minerva Cuevas, Jonathan Hernández y Alejandro Carrasco mostraban obras más conscientes del potencial de video como lenguaje expresivo: “La situación de un cine, con butacas y palomitas incluidas, obligaban  al espectador a una relación contemplativa con el video difícilmente posible en la sala de exhibición.”
Hasta ese momento, kurimanzutto había recurrido a tres locales distintos con diferentes propósitos y logros. Demostraba que el concepto tradicional de galería con recepcionista, invitaciones, catálogos y cocteles era algo tal vez obsoleto.

Una galería dentro de otra

El cuarto evento fue exponer en la Galería de Chantal Crousel en París. Ahora una galería que no quería llegar con el membrete de mexicana o latina se insertaba dentro una prestigiada galería francesa. Chantal Crousel les permitió utilizar todos los espacios de su galería. Incluidas las escaleras de  servicio, la cocina, bodegas y hasta la bóveda. “La idea era precisamente abrirla por completo, que sus espacios privados fueran públicos. También hicimos una disposición de obras un poco sucia, en el sentido de que contrasta con lo tradicional, con montajes antisépticos y donde la obra tiene que verse con mucho respeto debido a su colocación, lo cual no está mal, pero nosotros queríamos que cada una de ellas fuera intrusa de la otra, que compartieran sus espacios vitales. Nos presentamos con ganas de mostrar energía colectiva…” comentó José Kuri.
Para celebrar su primer año como galería organizaron un recorrido por cuatro bares del centro de la ciudad de México en el que cada persona interesada en celebrar con ellos podía alcanzar en el bar y a la hora de su preferencia. De esta manera, Barfty United se tornó en un evento social artístico para festejar un año de arduo trabajo.
Kurimanzutto no quiere perder de vista ese carácter de grupo que les da fuerza y defines en ethos distinto al de galería más tradicional. Ningún artista está circunscrito a un solo lenguaje formal y han experimentado con la pintura, la instalación, la fotografía o acciones sociales como es el caso de Minerva Cuevas y su proyecto de Mejor Vida Corp.
Tampoco hay que olvidar la reflexión de Cuauhtémoc Medina sobre la galería: “Uno puede ver este esfuerzo de kurimanzzuto como un excitante intento de refutar la visión objetualista de la galería convencional. Pero también como una uindicación del futuro comercializado de la práctica curatorial de nuestros días. “En una época de nuevas posibilidades de promoción y difusión del arte, kurimanzutto ha marcado un nuevo hito en las estrategias de producción y circulación de las obras y en los discursos del arte contemporáneo.