Fotografia sin fronteras

Aurora Noreña
Arena
25 de junio, 2000
Proyectos relacionados
Related exhibition
Compartir

El trabajo de los seis artistas que expresan de manera individual, durante junio y julio, en el Centro de la Imagen, corrobora el papel protagónico que juega la fotografía en las manifestaciones contemporáneas. 

Como sucede con otros medios artísticos, también la fotografía ha expandido sus fronteras, se ha contaminado y ha permitido su empleo  fuera de los cánones convencionales que marca el oficio.
Las seis apuestas que se exhiben en el recinto a un costado de la Ciudadela utilizan, de algún modo u otro, la fotografía, como en el caso de Verena Grima.
Los cinco creadores restantes no sólo abordan diferentes temas, sino que además utilizan el medio de manera muy distinta. Para algunos sus cualidades representativas y el conocimiento del oficio son fundamentales, y para otros la fotografía  es uno más de los elementos necesarios para la estructuración de su discurso. Para los primeros lo artístico está en el objeto fotográfico, y para los segundos la fotografía se convierte en un recurso no narrativo que permite la reflexión y vierte lo artístico a las ideas subyacentes.
En el primer apartado se encuentra Kirsten Klein, quien se encarga de mostrar las inagotables posibilidades narrativas, expresivas y poéticas de la lente, retratando paisajes y pobladores de Irlanda. Captura en blanco y negro la majestuosidad y la fuerza del ámbito irlandés anteponiendo, a sus  cielos pictóricos –turbulentos o apacibles- rocas  ceremoniales, veredas decididas, laderas desoladas o mares vigilantes. En otras, detiene a los campesinos y detalles de su parafernalia para significarlos en su entorno. Su compendio Irlanda, tierra de espíritu, posee la facultad de mover emocionalmente al espectador.
Por parte Gerardo Nigenda en Frontera aborda el tema de la ceguera, documentando la cotidianidad pública y privada de Sergio, un invidente de San Lorenzo Texmelucan, Oaxaca. Emplea las posibilidades representativas del medio, pero coloca códigos braille sobre cada foto para alterarlas plásticamente y  modificar su noción.
Aunque las fotos de Silvana Agostini son imágenes reales del cuerpo humano, la fragmentación y magnificación de esos fragmentos  la dirigen a los terrenos de la percepción. Ha transmutado el cuerpo en paisajes y Topografías, como titula su muestra, para, por su lado, erotizarlo con esa riqueza visotáctil y, por el otro, intelectualizarlo al reducirlo a un lenguaje abstracto.
Yishai Jusidman pone el acento en los diferentes niveles de artificio de los recursos del artista viajando de la pintura y el textil, a la fotografía, a la impresión sobre distintos soportes, y a la digitalización de imágenes por medio electromagnéticos, confundiendo al observador. Sus trabajos de mix media recurren de manera duchampiana al empelo de producciones anteriores para formar una nueva obra que interpreta a la anterior. En  Mutatis Mutandis no deja de ser interesante el ciframiento arbitrario planteado por el artista y el enfrentamiento cuestionador entre la tecnología y los recursos artesanales del arte.
Dejamos para el final la provocadora colección de Luis Felipe Ortega Yo, Nosotros, nombrada de este modo con el fin de señalar la dirección colectiva de algunos de sus proyectos donde el artista convoca a amigos y cómplices a colaborar.
No utiliza la fotografía como una unidad de lectura por sí misma, sino como el elemento más para la estructuración del discurso (al igual de Jusidman). Para la concepción de su obra parte de los textos literarios e incorpora la fotografía a diversos formatos: libro, proyección, reproducción en serie, pantalla luminosa y fotomural.
Tanto sus imágenes, sus textos con imágenes, como sus esculturas, instalaciones y objetos, averiguan sobre el no lugar, en este caso a partir del silencio y el desplazamiento (investigación abordada por artistas como Robert Smithson en la tridimensionalidad).
De nuevo al igual que con Jusidman, resulta interesante detectar que cada una de las obras concatena con las otras realizando un discurso en conjunto.
Quien visite las muestras mencionadas encontrará que este medio, con más siglo y medio de vida, pueda ser objeto artístico, documento o parte de la estructura física de una idea artística. Su producción contemporánea se ha dilatado e intensificado para nuevos desarrollos de las artes visuales.