Crítica narrativa

Luis Felipe Ortega
La Jornada Semanal, No.57
15 de julio, 1990
Compartir

Federico Patán, Contrapuntos, UNAM, México, 1989.

El diciembre pasado, la Facultad de Filosofía y Letras recibió en el Aula Magna a William Goldin (Premio Nobel de Literatura 1983).  El autor de el El señor de las moscas fue presentado por Federico Patán. Conocedor de la literatura inglesa y de la obra de Goldin, Patán no tuvo mayores problemas, sin complicaciones nos dejó ante el escritor inglés con un panorama breve: conciso ante su tarea. ¿Por qué lo anterior?. Por el puente que Federico logra entre un autor (en ese caso pretende) y quienes muestran cierto interés por él (por su obra).
También con ese puente que Federico Patán busca en sus trabajos periodísticos (sus reseñas semanales en Sábado) y sus ensayos en revistas literarias, nos acercamos al crítico que ahora reúne parte de ese trabajo con el título de Contapuntos.  Ocho ensayos sobre narrativa mexicana, que pueden conjugar diversos aspectos de la narrativa contemporánea, o reciente, para decirlo con el autor.
El Contrapuntos la organización de los textos (publicados originalmente con otra intención y otros intereses) no tropieza con saltos involuntarios.  En varios puntos las relaciones de un texto a otro hacen una continuidad sin jaloneos.
La selección se hace en dos niveles.  Primero a partir de un tema: “La capital en la narrativa mexicana reciente”, “La joven narrativa” y “Manifestación de silencios y el 68”.  Y el segundo está dedicado a la trayectoria y las obras de un escritor: Josefina Vicens, Sergio Galindo, Carlos Fuentes, Vicente Leñero y Sergio Pilot.
Federico es un  lector que sabe conducir las relaciones entre obras y autores.  Los que parecen recortes de sitios comunes (Pacheco, Fuentes, Sáinz) en el  texto caminan suspendidos en un tiempo y lugar dibujando en las reflexiones. Por ejemplo, en la capital, vista desde las novelas y cuentos, anota que “el paisaje natural se transforma en paraíso perdido, y constituye a reforzar un aspecto de nuestra novelística que parece entrar en cualquier tema utilizando: la nostalgia, síndrome de que todo tiempo pasado fue mejor”: Preocupado por apostar unos nombres (donde, nos parece, no apuesta mucho) lo hace desde algunas  preguntas que van guiando sus ensayos, y redondean sus reflexiones. “¿Habrá una media  docena de libros con posibilidades de futuro? (…) ¿Hay una novela definitiva?  No. Buenas  sí, pero sacudidoras como en su momento fue Pobre gente o Los Buddenbrook no”.
Los ensayos dedicados a los escritores mencionados son de mayor logro y riqueza.  Sin duda el de Sergio Galindo es un ensayo-homenaje, elaborado con pasión, demostrando con Nudo y Otilia Rauda los mayores alcances del novelista, conduciendo sus análisis hacia una preocupación que corre, también, por buena parte de los textos: “Sergio es interés por el transcurrir de los hechos.  Este punto último tiene su miga.  En ocasiones parece que la narrativa ha perdido la capacidad, nada sencilla, de contar bien una serie de sucesos”.  ¿Por eso su interés en Vicens, Fuentes y Leñero? ¿Por eso, en las obras hasta ahora publicados, no encuentra la novela del 68?
Escritores, lugares y tiempos que Federico retoma en un intento por salir de los lugares comunes de la crítica narrativa.  Un intento que logra como lector atento y dentro de los límites de cada ensayo, conociendo su interés original.  Por eso también, en algún momento, sólo encontramos señalamientos y constantes cortes.
Los ocho ensayos como juego de apuestas y coqueteos, de acercamientos y revelación de quienes corres como agua de molino en nuestras letras; unas veces madurez y otras principio de camino.  Un libro de preocupaciones estilísticas, de  estructuras narrativas que al doblar la página giran sobre la psicología y la verdad que persiguen los escritores en su realidad literaria.  Los primeros ensayos van muy aprisa, algunas veces son negación o preferencia de algún escritor, poco sostenible en una o dos referencias.  Los segundos ganan en riqueza, con la extensión que se va enriqueciendo en el trazo de un mapa, en el cuadro de la obras, en cada autor.